Enfermedad De Lyme En Perros

Enfermedad De Lyme En Perros

Enfermedad de Lyme en perros: una enfermedad bacteriana transmitida por garrapatas

La enfermedad de Lyme canina es una enfermedad bacteriana transmitida por garrapatas que puede afectar a los perros, los humanos y otros animales. Es causada por una bacteria llamada Borrelia burgdorferi, que se encuentra en la saliva de las garrapatas de patas negras.

Causas

Los perros pueden contraer la enfermedad al ser mordidos por una garrapata de patas negras infectada. Las garrapatas de patas negras se encuentran en todo el mundo, pero son más comunes en las áreas rurales y boscosas.

Síntomas

Los síntomas pueden variar de leves a graves, y pueden tardar semanas o meses en aparecer después de la picadura de la garrapata.

Síntomas tempranos

Los síntomas tempranos incluyen:

  • Fiebre
  • Letargo
  • Pérdida de apetito
  • Dolor muscular
  • Dolores articulares
  • Enrojecimiento e hinchazón de la zona de la picadura de la garrapata

Síntomas tardíos

En los casos graves, la enfermedad de Lyme puede causar complicaciones, como:

  • Artritis
  • Insuficiencia renal
  • Enfermedad cardíaca
  • Problemas neurológicos

Diagnóstico

El diagnóstico de la enfermedad de Lyme en perros se basa en los síntomas, los antecedentes médicos del perro y los resultados de las pruebas de laboratorio. Las pruebas de laboratorio que se suelen realizar incluyen:

  • Prueba de anticuerpos para Borrelia burgdorferi
  • Prueba de PCR para Borrelia burgdorferi

Tratamiento

El tratamiento de la enfermedad de Lyme en perros se basa en el uso de antibióticos. Los antibióticos más utilizados para tratar la enfermedad de Lyme en perros son la doxiciclina, la amoxicilina y la ceftriaxona.

Prevención

La mejor manera de prevenir la enfermedad de Lyme es la vacunación. La vacuna contra la enfermedad de Lyme se administra generalmente como parte de la vacuna triple o séxtuple, que también protege contra el moquillo, la parvovirosis y otras enfermedades.

Consejos para propietarios de perros

Si su perro ha sido mordido por una garrapata, es importante llevarlo al veterinario lo antes posible. El tratamiento temprano puede ayudar a mejorar las posibilidades de recuperación del perro.

Ver mas

Publicaciones Similares