Alimento Para Perros

Los alimento para perros y La comida para perros son preparados específicamente para satisfacer las necesidades fisológicas de los perros y otros animales similares. Puede ser industrial (seco o semihúmedo) o natural (crudo o cocinado).

alimento para perros
Un Pastor blanco suizo comiendo carne.

Los perros son animales ancestralmente carnívoros. Tienen dientes afilados y puntiagudos para desgarrar la carne y triturar huesos, y un tracto gastrointestinal mucho más corto que el de los herbívoros, diseñado para la digestión de carne (que no necesita fermentación).

Principios básicos de la dieta

Alimentación correcta para perros

El perro doméstico, al igual que el lobo, del que desciende, pertenece a los cánidos y, por tanto, al orden de los carnívoros (Carnivora). Sin embargo, esta denominación —en sentido literal— puede ser engañosa, porque los carnívoros no comen carne, sino animales de presa, de los que obtienen todos los nutrientes que les son vitales.

Así, la presa en su conjunto no solamente proporciona proteínas y grasas, que son los principales componentes de la musculatura, sino también otras sustancias que no se encuentran en la carne, o que se encuentran en pequeñas cantidades, como el calcio del esqueleto, el sodio de la sangre, las vitaminas liposolubles y los oligoelementos de los órganos internos (especialmente el hígado y el riñón), las vitaminas hidrosolubles del intestino, los ácidos grasos esenciales de la grasa corporal o los componentes no digeribles (por ejemplo, la fibra vegetal del contenido intestinal).​ Además, el lobo también se alimenta de plantas, dependiendo de lo que haya disponible, y su aparato digestivo es capaz de adaptarse a diferentes tipos de alimento para perros dentro de ciertos límites.

En el transcurso de su convivencia con los humanos, el perro ha tenido que adaptarse a sus fuentes de alimentación y de esta manera se ha convertido en un omnívoro funcional.

Variedades industriales

La mayoría de los productos comerciales de alimentación canina se venden como alimento para perros secos (en bolsas) o húmedos (en latas). La comida seca contiene entre un 6 y un 10% de humedad por unidad de volumen, mientras que la comida enlatada contiene entre un 60 y un 90%.

Los productos semihúmedos suelen tener un 25-35% de humedad.

Alimentos secos

Los alimento para perros secos suelen consistir en croquetas empaquetadas que contienen entre un 3 y un 11% de agua. Constituyen la gran mayoría de los alimentos industriales para mascotas.​

Los alimentos secos son ricos en energía y, por lo general, económicos, además de ser fáciles de almacenar y conservar. No obstante, presentan menor palatabilidad en comparación con la comida húmeda, y suelen contener conservantes. Con frecuencia incorporan más granos, por lo que pueden resultar inapropiados para los perros con alergias.​

Alimentos húmedos

La comida para perros húmeda o enlatada suele presentarse envasada en un recipiente sólido o un embalaje blando. Contiene aproximadamente entre un 60 y un 78% de agua, es decir, un porcentaje significativamente mayor que el de la comida seca o semihúmeda.​ Los alimentos enlatados comerciales están esterilizados.

alimento para perros
Comida enlatada con carne desmenuzada

Un alimento húmedo suele ser más rico en proteínas o grasas que un alimento seco con respecto a la materia seca (una medida que no tiene en cuenta la humedad), dado el alto contenido de humedad de la comida enlatada. Debe suministrarse una mayor cantidad de comida enlatada para satisfacer las necesidades del perro. Se puede utilizar gluten de cereales y otros geles de proteínas en la comida húmeda para perros para crear trozos de carne artificiales, con apariencia de carne real. Esta comida suele destinarse a perros viejos o cachorros.

La comida húmeda tiene mayor palatabilidad que la seca, además de ser ser más rica en proteínas y grasas, aunque se estropea con mayor facilidad y es más costosa.​

Alimentos semihúmedos

La comida semihúmeda para perros se envasa en bolsas o paquetes sellados al vacío. Contiene entre un 20 y un 45% de agua en peso, lo que la hace más cara por caloría que la comida seca.

La mayoría de los alimentos semihúmedos no requieren refrigeración, pues experimentan un ligero proceso de cocción y rápidamente se sellan al vacío. Este tipo de comida para perros se estropea con mucha facilidad si no se mantiene en un lugar fresco. Tiene un período de conservación de 2 a 4 meses, siempre que no se abra.

La comida semihúmeda presenta una alta palatabilidad y es rica en energía, aunque contiene mayor cantidad de sodio y azúcar, además de colorantes, potenciadores de sabor y conservantes (por ejemplo: acidificantes para ralentizar el crecimiento de bacterias y evita el deterioro del producto, o propilenglicol como sustancia antibacteriana y antifúngica, que además evita que el alimento se seque por ser altamente higroscópico).​

Variedades naturales

Dentro de esta modalidad existen dos tipos de comida: la dieta denominada Dieta BARF (cruda) y la Dieta natural cocinada.

La modalidad de alimentación canina denominada BARF (Bones And Raw Food —en inglés, «huesos y carne cruda»— o, adaptando el acrónimo: «Biologically Species Appropriate Raw Food», es decir, «Alimentación Cruda Biológicamente Adecuada»), basada en los hábitos alimenticios de los cánidos salvajes, especialmente de los lobos. Los partidarios de este método recurren a la carne fresca o congelada, despojos, huesos y pescado, complementados con verduras crudas (en puré). El término fue acuñado en 1993 por el veterinario australiano Ian Billinghurst, que también posee los derechos del nombre Barf Diet.​

Los defensores de la dieta BARF argumentan que una dieta natural equilibrada, basada en carne, huesos y órganos crudos, es nutricionalmente superior a los piensos comerciales y aporta numerosos beneficios para la salud de los animales, como un pelaje más sano, unos dientes más limpios y la no aparición de mal aliento.​ Los detractores de la dieta BARF, entre los que se encuentran varias organizaciones profesionales veterinarias, argumentan que los riesgos de desequilibrios nutricionales, perforaciones intestinales, intoxicaciones alimentarias o zoonosis pesan más que los beneficios.​

La modalidad de dieta natural cocinada aboga por ofrecer al perro alimentación natural (carne, verduras, frutas) obviando los alimentos peligrosos para perros.

Alimentos para perros pequeños

Para los perros pequeños, es importante proporcionarles una dieta adecuada y equilibrada que satisfaga sus necesidades nutricionales. Los perros pequeños tienen requerimientos calóricos y nutricionales diferentes a los perros más grandes, por lo que aquí hay algunos alimentos recomendados para ellos:

  1. Alimento seco para perros: Busca alimentos específicamente formulados para perros pequeños. Estos alimentos suelen tener croquetas más pequeñas y están diseñados para satisfacer sus necesidades energéticas.
  2. Proteínas de calidad: Asegúrate de que el alimento contenga fuentes de proteínas de alta calidad, como pollo, pavo, cordero, pescado o carne magra. Las proteínas son esenciales para el desarrollo y mantenimiento de la masa muscular y otros procesos corporales.
  3. Grasas saludables: Los ácidos grasos esenciales, como los omega-3 y omega-6, son beneficiosos para la salud del pelaje y la piel, así como para el desarrollo del sistema nervioso.
  4. Carbohidratos: Los carbohidratos proporcionan energía y pueden provenir de fuentes como el arroz integral, la cebada, la avena o las patatas.
  5. Vegetales y frutas: Algunas frutas y verduras son adecuadas para los perros pequeños y pueden proporcionar vitaminas, minerales y antioxidantes. Algunas opciones seguras incluyen zanahorias, calabazas, manzanas (sin semillas ni corazón), arándanos y plátanos.
  6. Evita los alimentos nocivos: Recuerda no darles alimentos como cebolla, ajo, uvas, pasas, chocolate y alimentos procesados con alto contenido de sal o azúcar.
  7. Control de porciones: Asegúrate de alimentar a tu perro pequeño con porciones adecuadas para su tamaño y nivel de actividad para evitar el sobrepeso.

Siempre es recomendable consultar a un veterinario antes de realizar cambios significativos en la dieta de tu perro. Cada perro tiene necesidades individuales basadas en su edad, nivel de actividad, estado de salud y otros factores, por lo que un profesional podrá brindarte las mejores recomendaciones para tu mascota en particular.

Alimentos para perros cachorros

Los cachorros tienen necesidades nutricionales específicas debido a su rápido crecimiento y desarrollo. Proporcionarles una dieta adecuada es fundamental para asegurar que crezcan de manera saludable. Aquí hay algunos alimentos recomendados para perros cachorros:

  1. Alimento para cachorros: Busca alimentos comerciales de alta calidad específicamente formulados para cachorros. Estos alimentos proporcionan los nutrientes esenciales que necesitan durante esta etapa crucial de crecimiento.
  2. Proteínas de alta calidad: Los cachorros requieren una cantidad adecuada de proteínas para el desarrollo de sus músculos y tejidos. Busca alimentos que contengan proteínas de fuentes como pollo, pavo, cordero, carne magra o pescado.
  3. Grasas saludables: Las grasas son una fuente concentrada de energía y son esenciales para el desarrollo del sistema nervioso y la salud de la piel y el pelaje. Los ácidos grasos omega-3 y omega-6 son especialmente beneficiosos.
  4. Calcio y fósforo: El calcio y el fósforo son minerales esenciales para el desarrollo de huesos y dientes fuertes en los cachorros en crecimiento.
  5. Vitaminas y minerales: Asegúrate de que el alimento para cachorros contenga una variedad de vitaminas y minerales necesarios para el desarrollo adecuado del cachorro.
  6. Comida húmeda: Puedes complementar la dieta del cachorro con comida húmeda de alta calidad, que proporciona humedad adicional y puede ser más sabrosa para algunos cachorros.
  7. Agua fresca: Siempre debe haber agua fresca y limpia disponible para el cachorro en todo momento.

Es importante seguir las recomendaciones del fabricante del alimento para cachorros con respecto a las porciones y la frecuencia de alimentación, ya que varían según la marca y el tamaño del cachorro. Además, evita darles alimentos humanos que pueden ser perjudiciales para ellos, como chocolate, cebolla, ajo y uvas.

Alimentos para perros de buena calidad

Para asegurar que estás proporcionando una alimentación de buena calidad a tu perro, es importante elegir alimentos que cumplan con ciertos criterios nutricionales. Aquí hay algunas características que debes buscar en un alimento para perros de alta calidad:

  1. Fuentes de proteínas de calidad: Busca alimentos que tengan proteínas de origen animal como los primeros ingredientes, como carne de pollo, pavo, cordero, carne de res o pescado. Estas proteínas son más fáciles de digerir y proporcionan aminoácidos esenciales para el crecimiento y desarrollo del perro.
  2. Grasas saludables: Las grasas son una fuente concentrada de energía y deben provenir de fuentes saludables, como aceites de pescado o aceite de linaza, que son ricos en ácidos grasos omega-3 y omega-6.
  3. Carbohidratos de calidad: Los carbohidratos deben provenir de fuentes naturales y saludables, como arroz integral, cebada, avena o patatas, en lugar de rellenos de baja calidad como el maíz o la harina de trigo.
  4. Evitar subproductos y aditivos artificiales: Los subproductos son partes no aptas para el consumo humano y los aditivos artificiales pueden ser perjudiciales para la salud a largo plazo. Busca alimentos sin subproductos y con pocos o ningún aditivo artificial.
  5. Vitaminas y minerales: Asegúrate de que el alimento contenga una variedad de vitaminas y minerales esenciales para mantener la salud general de tu perro.
  6. Libre de alérgenos comunes: Si tu perro tiene alergias alimentarias conocidas, busca alimentos que estén libres de ingredientes que puedan desencadenar esas alergias.
  7. Cumplimiento de estándares de calidad: Busca marcas de alimentos para perros que cumplan con altos estándares de calidad y que realicen pruebas para garantizar la seguridad y la eficacia de sus productos.

Alimentos para perros con anemia

Si tu perro ha sido diagnosticado con anemia, es esencial proporcionarle una dieta que promueva la recuperación y la salud de su sistema sanguíneo. La anemia en los perros puede tener diversas causas, como pérdida de sangre, deficiencia de hierro, problemas en la médula ósea o enfermedades crónicas. Es importante abordar la causa subyacente junto con la dieta. Aquí hay algunos alimentos recomendados para perros con anemia:

  1. Alimentos ricos en hierro: El hierro es esencial para la producción de glóbulos rojos en la sangre. Algunos alimentos ricos en hierro que se pueden ofrecer son carne roja magra, hígado (con moderación), pavo y pollo.
  2. Proteínas de alta calidad: Las proteínas son importantes para la reparación y regeneración de tejidos, incluidos los glóbulos rojos. Alimentos como carne magra, pollo y pescado proporcionan proteínas de calidad.
  3. Vegetales de hojas verdes: Estos son ricos en nutrientes, incluido el ácido fólico, que es esencial para la producción de glóbulos rojos. Puedes ofrecer espinacas, brócoli, acelgas y kale, entre otros.
  4. Alimentos ricos en vitamina B12: Esta vitamina es crucial para la producción de glóbulos rojos. Fuentes ricas en vitamina B12 incluyen carne de órganos (hígado), carne roja y algunos alimentos fortificados.
  5. Suplementos de hierro y vitaminas: En algunos casos, el veterinario puede recomendar suplementos específicos para tratar la anemia de tu perro.

Es fundamental trabajar en conjunto con el veterinario para determinar la causa de la anemia y diseñar un plan de tratamiento adecuado, que incluya la dieta y, si es necesario, la administración de medicamentos o suplementos.

Alimentos para perros con diarrea

Cuando un perro tiene diarrea, es importante ofrecer una dieta suave y fácil de digerir para ayudar a aliviar los síntomas y permitir que el sistema digestivo se recupere. Aquí hay algunos alimentos recomendados para perros con diarrea:

  1. Arroz blanco cocido: El arroz blanco es una fuente suave de carbohidratos que puede ayudar a espesar las heces y proporcionar energía fácilmente digerible. Cocina el arroz sin agregar sal, aceite u otros condimentos.
  2. Pechuga de pollo o pavo cocida sin piel ni huesos: La carne magra de pollo o pavo cocida es una excelente fuente de proteínas fáciles de digerir para ayudar en la recuperación del perro.
  3. Calabaza: La calabaza es rica en fibra soluble, lo que puede ayudar a regular las deposiciones y aliviar la diarrea. Asegúrate de usar calabaza fresca y cocida, no la variedad enlatada que contiene azúcar y especias.
  4. Patata cocida: La patata cocida y sin piel puede proporcionar carbohidratos adicionales y nutrientes suaves para el sistema digestivo del perro.
  5. Yogur natural sin azúcar: El yogur natural y sin azúcar contiene probióticos, que pueden ayudar a restaurar el equilibrio de las bacterias intestinales y mejorar la salud digestiva.
  6. Zanahorias cocidas: Las zanahorias cocidas son una buena fuente de fibra y nutrientes beneficiosos para el sistema digestivo del perro.

Es importante dar estos alimentos en pequeñas porciones y ofrecer agua fresca en todo momento para evitar la deshidratación. A medida que el perro mejora, puedes ir reintroduciendo gradualmente su dieta normal. Si la diarrea persiste o se agrava, es fundamental consultar a un veterinario para evaluar la salud de tu mascota y determinar la causa subyacente de la diarrea.

ver Alimentos prohibidos para perra embarazada